Posteado por: distefanoster | agosto 27, 2008

El humor y la sátira en la revolución francesa

“En los periódicos, las canciones, las obras de teatro y la prensa amarilla, el período de 1789-1792 constituyó una era de salvajes sátiras y ataques licenciosos especialmente contra los adversarios políticos debido a la abolición de la censura política en una época en que la literatura popular se distinguía ya por su mezcla de burla obscena, anticlericalismo y difamación política. No fueron únicamente los revolucionarios quienes hicieron uso de las nuevas libertades. Escritores monárquicos como Gautier, Rivarol, Suleau y Peltier llevaron al extremo dichos abusos, calificando a Brissot de ‘negro Bis-sot’ (amigo de los negros dos veces necio), mofándose de la homosexualidad del marqués de Villette, partidario de la revolución, convirtiendo a Pétion en ‘Pet-hion’ (pedo de burro) y tachando a Théroigne de Méricourt de prostituta cuyos cien amantes diarios pagaban cada uno cien céntimos en calidad de ‘contribuciones patrióticas’.

En este mundo febril de ataques satíricos y pronográficos, el rey y la reina constituían los blancos más vulnerables de los revolucionarios. María Antonieta, en especial, fue despiadadamente atacada por sus supuestas desviaciones sexuales y su maléfico poder político que había castrado a la monarquía.”

 

P. McPhee, La revolución francesa, 1789-1799. Una nueva historia, Barcelona: Crítica, 2003, pág. 116.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: