Posteado por: distefanoster | septiembre 9, 2008

El ’48 parisino en la literatura: Gustave Flaubert

El espectáculo de la carreta que contenía los cinco cadáveres provenientes del Boulevard de las Capuchinas había transformado durante la noche de la víspera las intenciones del pueblo; la insurrección se organizaba de manera formidable como si estuviera dirigida por un solo hombre […]. Con una elocuencia frenética, un grupo de hombres arengaba en las esquinas a la multitud; otros, en las iglesias, hacían doblar las campanas a toda máquina; otros más fundían plomo y fabricaban cartuchos; todo fue arrancado, derribado: los árboles de los boulevares, las letrinas, los bancos, las rejas, los faroles a gas; para la mañana siguiente, París estaba cubierta de barricadas. No encontraron fuertes resistencias; no obstante la guardia nacional intervino en toda ocasión; de tal manera que, guste o no, a las ocho de la mañana el pueblo ya controlaba cinco cuarteles, casi todas las municipalidades y los puntos estratégicos más firmes. Sin sobresaltos, la monarquía se sumergió por sí sola en una rápida disolución; para entonces ya atacaban el cuartel Château-d’Eau con la intención de liberar a cincuenta prisioneros que no se encontraban allí.

Gustave Flaubert, L’éducation sentimentale (1863)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: